Le presentamos a Ineliz

Ciudad de residencia/origen étnico: Puertorriqueña, nacida en New York. Crecí en muchas partes de Washington.

Educación: Skyline High School; University of Puget Sound (BS, Biology); Seattle University (MPA)

Restaurante favorito en Seattle: Thai Fusion Bistro

Viaje que me gustaría tomar: Quiero visitar Disney World todos los días!

Familia: Mi esposo, Chris y mi familia inmediato en New York. Con suerte un perrito en 1–2 años!

Equipo de deporte favorito: Mis deportes favoritos son baloncesto y boxeo pero me encanta los Seahawks!

Libro me gustaría leer: Bonhoeffer … Necesito encontrar mas tiempo.

Película favorita: Dumb and Dumber

Cosa favorita de SPU: Integración de Cristianismo en academia y apoyo para estudiantes de fondos difíciles.

Confía en Dios y él te mostrará el camino

La escuela secundaria es gratis, pero los estudios universitarios no. ¿Esto te trae ansiedad? A mí sí.

Pero Dios me mostró la solución a través de una presentación de AmeriCorps. Me emocioné mucho al saber que yo podía prestar mi ayuda a la juventud en necesidad, como voluntaria de AmeriCorps. Aquel otoño comencé mi labor de dos años en la ciudad de Tacoma, Washington, ayudando a estudiantes a desarrollarse académica y espiritualmente.

Una de las estudiantes que conocí en ese programa, y a quien ayudé con el papeleo para la solicitud de admisión a la universidad, me dijo que el haber entrado a la universidad le cambió la vida. Ella es la primera de su familia que fue a la universidad y una de las pocas personas de su comunidad con estudios universitarios. Por medio de AmeriCorps yo pude asesorar, aconsejar y animar a estudiantes como ella, de una manera que nunca pensé fuera posible. A la misma vez, aprendí cosas que me prepararon para mi futuro desenvolvimiento profesional.

Y como si esto fuera poco, al final recibí casi diez mil dólares para abonar al préstamo para mis estudios. No sólo conseguí una forma de pagar mis préstamos, sino que Dios me indicó el camino que trazó para mí. Mi consejo: Nunca dejes que el temor por los costos de la universidad te alejen de tus deseos de superación. ¡Siempre hay una forma de convertir tus sueños en realidad!

¡Que Dios te bendiga!